sábado, 6 de febrero de 2016

Un poema de Liliana Bodoc ante el espanto

Liliana Bodoc.

por Fernando G. Toledo

Las crónicas asépticas dicen que un cuerpo de Gendarmería Nacional ingresó el viernes 29 de enero de 2016 a las 21, a la Villa 1-11-14 en el Bajo Flores, Buenos Aires. Que los gendarmes informaron dos heridos de la fuerza y ese saldo fue repudiado por el Ministerio de Seguridad. Pero que, poco después, se conoció lo inexplicable: que en realidad, los gendarmes habían atacado con balas de goma y de plomo a una murga de la villa, llamada Los Auténticos Reyes del Ritmo, integrada por adultos, jóvenes y también niños. ¿Cómo defenderse ante el espanto? No hay muchas armas. Pero las pocas que existen están en alto.
Atenazada por ese espanto, la escritora Liliana Bodoc, cuya poesía se cuela página a página en sus maravillosas novelas (La saga de los confines, Memorias impuras, Tiempo de dragones, entre otras), decidió defenderse con la poesía. Y lo que hizo fue escribir, entonces, un poema que no se cobije en la prosa de uno de sus relatos o en la canción que entone alguno de sus personajes. Al parecer la mendocina ha creído que si la poesía es el mecanismo de defensa, debe ser blandido como tal. 
En EL DESAGUADERO ofrecemos este poema inédito de Liliana Bodoc, dedicado a las víctimas del espanto.





Los Auténticos Reyes de la Historia


por Liliana Bodoc


Me voy de carnaval
A murguear, a construir la fiesta.
¿Va a venir a escucharme? Yo soy de los que cantan.
«Vamos rojo al ritmo de la murga»
Me contaron que esto de la murga es viejo como usted.
¡No se me enoje!
Eso me hace feliz porque me da un pasado.
No un día sino muchos
Un pasado, ¿me entiende?
Un barrio como un mundo.
«Todos los domingos siempre voy a estar
Recordando siempre al que ya no está»
Me voy de carnaval, de redoblantes.
Burla para el infierno.
Me voy de mascarada a celebrar que somos los que fuimos.
Después pase un ratito y me saluda.
---------------
«Vamos rojo al ritmo de la murga»
Y de repente se rompió la risa.
Se deshizo la gracia.
¿Qué pasa?
¿Por qué duelen los cantos?
¿Quién golpea? ¿Quién corre?
Mi máscara chorrea por la frente.
¿Por qué, si estoy bailando?
-----------------
Mañana, cuando ya no tenga miedo
Voy a pensar despacio.
Mañana voy a entenderlo todo
Y que ¡Oh, dale oh!
No hay paliza más grande que una fiesta del pueblo.
¡Dale, oh! ¡Dale, oh!
Ellos van a pasar
Y la murga
Va a seguir calle arriba
Dale oh, dale oh                        
Hasta la vida.

(inédito)

9 comentarios:

Silvia Amaya dijo...

Las palabras de Liliana golpean y lastiman la carne lacerada.Y nos sirven de advertencia. Magníficamente bello. SILVIA AMAYA

Reina Margarita dijo...

Siempre excelente Liliana. Sos una escritora maravillosa

Graciela Schmidt dijo...

Gracias Liliana, como dijiste recién en Radio Nacional Bariloche, la inteligencia emocional nos tiene que mantener unidos y si nos conectamos emocionalmente no podemos sentir más que repudio por este ataque

Monica dijo...

Intensidad y compromiso ante el espanto...Un abrazo Lili!

Monica Boreika dijo...

Ante el espanto tomar la palabra. Para reflexionar, solidarizar, acompañar. Abrazos!!!

Monica Boreika dijo...

Ante el espanto "tomar la palabra"para solidarizar; acompañar; reflexionar. Abrazos!

Anónimo dijo...

Un poema que resume el sentimiento y el dolor de un pueblo avasallado por las fuerzas militares, ante una creación artística . Gracias Liliana por la denuncia en forma de poema. Siempre atenta para estar al lado de los que sufren injusticias. Te admiro como escritora y mas como mujer.
margarita

el unico lugar donde se refugia algo dijo...

les dejo algo de mi canal, hablo de Liliana Bodoc.

https://youtu.be/h7mYH1xmeUM

aleheredia dijo...

Cuando todos los barrios se llenen de murgas SEREMOS MAS LIBRES